Tecnología

Cómo funciona el asistente de aparcamiento o Park Assist

El asistente de aparcamiento o Park Assist es una herramienta realmente eficiente para conseguir aparcar de forma segura, cómoda y rápida. En este artículo te contamos cómo funciona el asistente de aparcamiento y cuáles son sus beneficios principales. Sigue leyendo para conocer el funcionamiento y características del Park Assist según nuestros mejores expertos.

Cómo funciona el asistente de aparcamiento o Park Assist

El asistente de aparcamiento es una herramienta realmente interesante y práctica para conseguir facilitar a cualquier persona el proceso de aparcar un vehículo. Este tipo de sistema, como su propio nombre indica es un “asistente” con lo que no aparca el coche de forma autónoma ni automática sino que funciona mediante un conductor que es el encargado de manejar las marchas y los pedales, pero sí ofrece un buen control para la dirección y muchísima precisión a la hora de aparcar para poder hacerlo más rápido y de forma más eficiente.

Es una gran alternativa, como vemos en Automotor10, porque sin este tipo de asistentes los conductores sólo tienen una visión de la parte de delante del vehículo y del reflejo de los retrovisores, pero con el park assist es posible tener una vista cenital y también periférica del vehículo y por tanto aparcar se vuelve mucho más sencillo.

Si te estás preguntando cómo funciona este tipo de sistema debes saber que el coche obtiene esta visión tan completa a partir de los sensores que componen su especial tecnología. Tanto en la zaga como en el frontal este tipo de sistema de aparcamiento equipa a los vehículos con sensores de proximidad especialmente indicados para reseñar la distancia a la que tenemos los obstáculos. Con estos elementos es posible buscar un buen sitio para aparcar el vehículo y conocer las indicaciones necesarias para poder ubicar en cualquier espacio el coche atendiendo a su tamaño.

Cuando se pulsa el botón del asistente de aparcamiento el coche que incorpora este sistema revisará los lugares inmediatos por los que estamos circulando, con una distancia máxima de un metro y medio y una velocidad de unos treinta kilómetros por hora, que es más o menos el patrón medio que todos los usuarios siguen mientras buscan aparcamiento y cuando encuentran un hueco válido avisan. Entonces hay que colocar el coche como se indica en la pantalla (normalmente en paralelo con el coche que dejaremos aparcado delante) y el usuario procede a realizar las maniobras necesarias para aparcar el coche. Entonces el sistema de aparcamiento o park assist se apodera de la dirección y con los sensores va colocando el vehículo. Este tipo de aparcamiento es válido tanto para las plazas en línea como también para las plazas en batería.

Si te estás preguntándote sobre la utilidad del park assist debes saber que probablemente no lo utilices en todos tus aparcamientos porque aunque se trata de un método muy práctico suele ser bastante lento y por tanto en la mayoría de casos no lo usaremos porque no será necesario para poder aparcar. Ahora bien, cuando no tenemos garantías de que vamos a poder aparcar porque se trata de una plaza complicada en una zona en la que no suele haber mucho aparcamiento y no estamos seguros de si podremos colocar el coche bien sin dañarlo o dañar otros vehículos sin duda es la mejor alternativa. Asimismo, si estamos aprendiendo a aparcar en zonas complicadas o a controlar nuestro nuevo vehículo y cogerle la medida es también una gran alternativa para conocer mejor los ángulos de giro que debemos realizar y cómo deberíamos aparcar con garantías.

Cabe reseñar también que existen algunos asistentes de aparcamiento bastante diferentes. Por ejemplo, el de Volkswagen funciona con el usuario usando los pedales. Detecta los huecos y para su funcionamiento el usuario debe poner la marcha atrás y dejar libre el volante. A partir de aquí y usando los sensores de proximidad el Park Assist elige el momento de giro y el ángulo mientras el usuario sigue manejando los pedales. Finalmente el sistema emitirá un pitido continuo que será el indicador de que se ha completado la maniobra.

Por su parte el asistente de aparcamiento de Mercedes cuenta con un sistema que está activado de forma permanente y permite aparcar de forma mucho más sencilla en batería y en paralelo. Este sistema detecta los huecos un metro más grandes de la longitud del coche y lo avisa con una flecha blanca a la derecha de la P azul de parking. Para aparcar con este sistema simplemente se debe poner la marcha atrás y responder que sí se quiere iniciar el asistente de aparcamiento. A partir de aquí se debe controlar los espejos y la cámara e ir usando el pedal de freno para aparcar de forma eficiente gracias a los sensores, que además indicarán la proximidad de los otros vehículos y objetos con señales acústicas y visuales. Si hay que hacer correcciones el mismo sistema pedirá poner la marcha hacia adelante y de nuevo la marcha atrás para aparcar a la perfección.

Por último encontramos también el eficiente sistema de Land Rover. En este caso funciona cuando los vehículos circulan a menos de 20 kilómetros por hora. Se debe pulsar el botón que activa el sistema y que encontrará los huecos tanto en lateral como en batería. Entonces habrá que poner la marcha atrás y soltar las manos del volante y el coche hará las maniobras que sean necesarias. Si se requiere cambiar de marcha para rectificar el vehículo lo indicará también.

Este tipo de sistemas de asistencia de aparcamiento o Park Assist se irán introduciendo poco a poco en todos los vehículos porque permitirán evitar el dañar el propio coche y otros vehículos, así como también entorpecer el tráfico en áreas muy concurridas y con poco espacio para aparcar y por supuesto también porque se trata de una gran alternativa para los vehículos de gran tamaño que resultan complicados de aparcar con éxito.

Votos realizados: 0. Valoración media 0/5
Compartir:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter