¿A qué se dedica un electricista?

Su papel es clave a la hora de resolver incidencias relacionadas con la instalación eléctrica de un hogar, un establecimiento comercial o una infraestructura en general que disponga de la misma. Localizar y valorar el problema es solo una parte de las labores inherentes a estos profesionales, que trabajan con un amplio margen de disponibilidad para hacer frente a cualquier emergencia localizada o generalizada de la instalación.

La función de un electricista en las labores de mantenimiento y reparación

Un electricista es un profesional cualificado que se encarga de la instalación y el mantenimiento de servicios e infraestructuras eléctricas, como la iluminación, la calefacción y cualquier sistema eléctrico doméstico. Trabajan en multitud de entornos, tales como edificios, fábricas, centrales eléctricas, oficinas y hospitales, y en ocasiones incluso pueden trabajar en un entorno específico, en función de su asignación y las características de su puesto de trabajo.

De entre todas las aptitudes de un electricista, la más importante es la relacionada con la capacidad para diseñar instalaciones eléctricas de manera eficiente. De él depende la viabilidad a largo plazo de la misma, así como su robustez con el paso del tiempo. También es el encargado de mantener el control de los dispositivos eléctricos cuando presentan un mal funcionamiento, contando con la formación como para identificar el origen del problema y ponerle solución.

Un electricista está altamente capacitado para leer e interpretar planos, dar forma a esquemas y bocetos de elementos eléctricos, trabajar con diagramas de circuito y con especificaciones de códigos eléctricos para determinar la disposición de la infraestructura y del cableado, tanto en edificaciones de nueva creación como en aquellas que ya cuenten con varios años de existencia.

También tienen la formación necesaria para ubicar e instalar una amplia gama de equipos eléctricos, así como garantizar su operatividad, promoviendo buenas prácticas que desemboquen en un uso responsable, sostenible y seguro.

Entretejer y unir conductos y cables, instalar, examinar, reemplazar y reparar generadores, alternadores y baterías industriales, así como instalar, alterar y sustituir componentes de iluminación son tareas innatas a la labor de un electricista. También son capaces de trabajar con equipos de control y distribución eléctrica, como interruptores, sensores o relés, así como otros artefactos eléctricos en todo tipo de entornos y edificaciones.

Pero, sin duda, una de las labores más reseñables de un electricista es la detección de fallos y aislar los desperfectos, con el fin de salvaguardar la integridad de la instalación y asegurar la administración de electricidad en la infraestructura. Y es que son habituales los fallos en las instalaciones por el propio desgaste o por agresiones externas, normalmente asociadas a una instalación deficiente o a una interpretación errónea del esquema.

Hoy en día es muy habitual buscar todo lo que se necesita en Internet, y en ese sentido los principales motores de búsqueda han experimentado un auge en las búsquedas de profesionales relacionados con la electricidad. Pero no siempre se ofrecen los servicios al mismo precio ni con la misma dedicación. Por ese motivo, nuestra recomendación es que a la hora de buscar las palabras electricista mallorca trates de recurrir a expertos como los de Mastersmine, ya que se trata de empresa joven en Mallorca que está formada por especialistas con amplia experiencia en el sector, por lo que son una garantía segura en cuanto a profesionalidad y dedicación.

Qué aptitudes debe presentar un candidato a ocupar un puesto de electricista

Un electricista es un profesional que desempeña una labor fundamental en el desarrollo y mantenimiento de las instalaciones eléctricas que posibilitan la realización de decenas de tareas cotidianas, tanto en entornos profesionales como en espacios personales. Por eso, hay determinados rasgos que deben sobresalir a la hora de elegir a un candidato que ocupe una vacante libre.

Un rasgo fundamental es disponer de una buena capacidad comunicativa. Saber transmitir ideas de manera clara, tanto de forma verbal como escrita, es imprescindible para dar a conocer los problemas y las soluciones que se vayan tratando conforme avancen los pasos en las labores de mantenimiento o avería de la instalación eléctrica. Y es que el lenguaje técnico es incomprensible para buena parte de usuarios, que no tienen por qué conocer los elementos que dan forma al sistema.

La capacidad de trabajar en equipo también es importante, ya que la interacción con el resto de compañeros en labores de cierta complejidad tiene que llevarse a cabo de manera segura y sin riesgos. Conversaciones, indicaciones y resoluciones deben ser transmitidas de manera ágil y precisa para trabajar al unísono.

Es requisito indispensable trabajar de manera organizada, ya que un profesional debe estar capacitado para trabajar de manera simultánea en varios frentes sin olvidar lo que ha dejado a medio hacer. Los picos de trabajo son constantes en esta profesión, por lo que se requiere ser capaz de trabajar con un gran dinamismo, una alta capacidad analítica y bajo presión, tanto de manera independiente como siendo integrante de un equipo de trabajo más amplio.

Votos realizados: 2. Valoración media 5/5
Compartir:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter